Tengo diabetes y tengo infección de orina recurrente

La diabetes y las infecciones de orina o cistitis están estrechamente relacionadas, de hecho, las personas diabéticas tienen un riesgo mayor de sufrir este tipo de infecciones. Te contamos por qué.

¿Por qué las personas con diabetes tienen más infecciones de orina?

El principal motivo por el que las personas más diabéticas son más propensas a sufrir este tipo de infecciones, se debe a que esta enfermedad influye en el funcionamiento del sistema inmune, afectando a su eficacia. Aumenta los niveles de glucosa en sangre y orina, produciendo una alteración en vasos sanguíneos y tracto urinario.

La diabetes puede causar ciertos problemas urológicos relacionados con las infecciones de la vejiga y del tracto urinario. En las personas diabéticas; factores como el sistema inmunitario debilitado, la obesidad, daño en los nervios o algunos de los medicamentos recomendados para la diabetes, pueden favorecer algunos problemas relacionados con el control de la vejiga.

Por un lado, la obesidad puede debilitar los músculos del suelo pélvico. Por otro lado, cuando pasa mucho tiempo sin que se controle debidamente la diabetes, puede causar una vejiga hiperactiva.

Si los nervios están dañados, pueden enviar falsas señales a la vejiga en momentos equivocados, haciendo así que los músculos se contraigan sin previo aviso y sin esperarlo. Los síntomas asociados a vejiga hiperactiva incluyen: aumento de la frecuencia urinaria, urgencia por orinar e incontinencia de urgencia. diabetes-cistitis-recurrente

Te puede interesar  La D-Manosa y las infecciones urinarias

Además, este daño nervioso también puede afectar al control de los músculos del esfínter, que se pueden debilitar y permitir escapes, favoreciendo la colonización patógena. Otro problema que puede derivar del daño nervioso es la retención urinaria, cuando la orina permanece mucho tiempo en la vejiga, se vuelve caldo de cultivo para el desarrollo de infecciones urinarias. Además, al estar tan llena, produce un aumento de la presión que puede dañar los riñones.

Tanto las pérdidas de orina por un mal control del esfínter, que aporta humedad a la zona, como no vaciar correctamente la vejiga durante la micción, son situaciones muy favorecedoras para el crecimiento bacteriano.

Además de todos los cambios que de por sí puede una enfermedad como la diabetes en el organismo, algunos de los medicamentos recomendados para este problema, pueden, a su vez,  derivar en problemas de control de esfínteres.

Es importante tener en cuenta que los principales tratamientos farmacológicos que toman los diabéticos para disminuir los niveles de glucosa en sangre, hacen que su orina tenga una mayor presencia de glucosa, por lo que, en consecuencia, aumenta también la posibilidad de sufrir tanto infecciones de orina o cistitis como infecciones vaginales, ya que la orina con glucosa es ácida y altera el pH vaginal.

Se estima que las personas diabéticas tienen un riesgo tres veces mayor de sufrir infecciones de orina o cistitis. Sobre todo, sin son mujeres, pues, además, por su anatomía, en la que la uretra es más corta y está más próxima a la vagina y recto, facilita la contaminación bacteriana.

Te puede interesar  Urocran Forte y la diabetes

Los niveles elevados de glucosa en sangre que suelen presentar las personas diabéticas favorecen el crecimiento de hongos y bacterias, lo que puede originar infecciones en el tracto urinario, entre ellas la cistitis.

¿Por qué esta composición de Urocran® Forte puede ser efectiva en diabetes?

Además de ser un producto SIN AZÚCARES, este producto cuenta con una triple acción, previene la adhesión de patógenos al epitelio celular y favorece su eliminación. Contribuye a la eliminación de la Escherichia Coli, responsable de la mayoría de las cistitis, y además ayuda a recuperar la microbiota intestinal. Tengo diabetes y sufro infección de orina recurrente 1

El arándano rojo o proantocianidinas (PAC) Tipo A inhibe la adhesión de la bacteria E.coli al epitelio del tracto urinario, favoreciendo su eliminación a través de la orina.

Las diferentes cepas probióticas que contiene contribuyen a mantener el equilibrio de la microbiota, evitando las recurrencias y a fortalecer el sistema inmunológico. También establecen una barrera natural que protege la mucosa frente a los patógenos. En definitiva, protegen y cuidan la salud de la vejiga.

La D-Manosa es un azúcar simple que bloquea la adhesión de la E.coli al epitelio del tracto urinario y favorece a su eliminación a través de la orina.

Además de Urocran Forte, los ejercicios de Kegel pueden ser otra alternativa interesante para ayudar a fortalecer el suelo pélvico y evitar esa pérdida de control muscular que favorece las pérdidas de orina.