Consejos para combatir el estreñimiento

¿Qué es el estreñimiento?

El estreñimiento podría definirse como la falta de movimiento regular del intestino, lo que produce una defecación infrecuente, con esfuerzo y dolor, generalmente de heces escasas, duras y secas.

La frecuencia defecadora normal, es diferente para casa persona, pudiendo variar desde un par de veces al día hasta tres veces a la semana, dependiendo de su alimentación y del ejercicio que haga. Puede considerarse un trastorno según altere o no la calidad de vida.

Dentro del estreñimiento, podemos encontrar el estreñimiento “agudo”, que es temporal, se presenta súbita y usualmente es la reacción a una causa particular.cómo-prevenir-estreñimiento

El colon es un órgano muy sensible y puede reaccionar ante muchas influencias externas diferentes, haciendo más lento su movimiento peristáltico normal. Esto puede suceder cuando hay un cambio en el estilo de vida, la toma de un nuevo medicamento o por una obstrucción física del colon.

Cuando se padece estreñimiento agudo habitualmente por causas fisiológicas que no estén relacionadas con una enfermedad o con la toma de un medicamento, es posible mejorar el estreñimiento y recuperar el ritmo normal de evacuación en unos cuantos días, siguiendo las siguientes pautas:

Te puede interesar  Me siento la tripa hinchada después de comer ¿Qué puede ser?

En algunas personas, el colon no es capaz de desempeñar por completo su función de digerir y eliminar los desechos correctamente y para esto, puede haber numerosas causas. El término estreñimiento crónico no se debe temer y significa larga evolución, en oposición al tipo temporal o “agudo”.

Algunas enfermedades pueden causar estreñimiento crónico y otras necesitan tratarse con medicamentos que también pueden hacer más lenta la función natural del colon y por lo tanto causar este tipo de estreñimiento.

En estos casos, además de seguir las pautas para revertir el estreñimiento agudo, es necesario el uso de medicamentos específicos junto con probióticos específicos que ayuden a aumentar la motilidad intestinal, mejorando la microbiota intestinal. Para ello debe consultar a su farmacéutico o médico.

¿Cómo combatirlo?

Algunos consejos útiles son::

  • Cambiando la dieta, aumentando la ingesta de fibra
  • Aumentando el consumo diario de agua.
  • Utilizar probióticos específicos como apoyo, ya que la causa puede ser la falta de cantidad o variedad de microbiota intestinal.
  • Aumento de la actividad física.
  • Como última opción: laxantes.

En caso de tipo crónico, además de seguir las pautas para revertir el agudo, es necesario el uso de medicamentos específicos junto con probióticos específicos que ayuden a aumentar la motilidad intestinal, mejorando la microbiota intestinal. Para ello debe consultar a su farmacéutico o médico.

Cada laxante actúa de manera diferente, adaptándose a las necesidades del paciente. No se recomienda abusar ni habituarse a los laxantes, es fundamental tener una microbiota intestinal cuidada y estable para no tener problemas de estreñimiento. Este tipo de productos puede alterar su equilibrio.

Tipos: suplementos de fibras, estimulantes, osmóticos, lubricantes, ablandadores de heces, enemas y supositorios de glicerina.

Te puede interesar  Vitamina D y Colon Irritable │ ¿Qué relación existe entre ambos?

Consejos para mejorar el estreñimiento

Los siguientes consejos te ayudarán a prevenir y a controlar:

  1. Seguir una dieta con mayor cantidad de contenido en fibra.
  2. Bebe abundante agua, lo aconsejable es beber entre 2 y 3 litros al día.
  3. Establece y cumple un horario para tus comidas, la rutina ayuda a regularizar el organismo.
  4. Come despacio y con tiempo, masticando bien los alimentos.fibra-estreñimiento
  5. Realiza ejercicio de forma regular.
  6. Escucha a tu organismo, no aguantes las ganas cuando tengas la sensación de evacuar y dedica un tiempo en el baño.
  7. No obsesionarse con la frecuencia de acudir al baño.
  8. Rechazar la automedicación y no abuses de los laxantes.
  9. Utiliza los laxantes estimulantes sólo en caso de emergencia y procura utilizarlos sólo como último recurso.

Y recuerda que no es aconsejable tomar medicamentos si tu cuerpo realmente no los necesita. No te automediques, consulta siempre a tu médico/a y/o farmacéutico/a.