Fisioterapia en la menopausia: 7 consejos

Qué poco se habla de la menopausia y sin embargo qué presente está en nuestras vidas. Como fisioterapeuta especializada en la mujer es importante entender el proceso que toda mujer ha experimentado o va a experimentar.

La menopausia es un proceso natural en la vida reproductiva de la mujer que generalmente ocurre entre los 45 y 55 años. Se define como la finalización de los ciclos menstruales regulares, lo que indica que los ovarios dejan de producir óvulos y disminuyen la producción de hormonas femeninas, como el estrógeno y progesterona. Aunque debemos saber que el periodo reproductivo de una mujer termina 10 años antes de que llegue la menopausia.

El climaterio forma parte de la etapa de la madurez de la mujer que va desde el periodo anterior de la menopausia hasta el periodo posterior de la menopausia. Es importante conocer el proceso de la menopausia debido a que ocurre en varias etapas:

  • Perimenopausia: la producción de hormonas disminuye gradualmente. Como resultado, las mujeres experimentan síntomas como cambios en el ciclo menstrual haciéndolo irregular, sofocos, sudores nocturnos, insomnio y sequedad vaginal.
  • Menopausia: se produce cuando la mujer no ha tenido un período menstrual durante 12 meses consecutivos. En este momento, la producción de estrógeno y progesterona disminuyen significativamente, lo que puede provocar síntomas como sequedad vaginal, sofocos, sudores nocturnos, insomnio, disminución del libido y cambios en la piel.
  • Posmenopausia: se refiere a la etapa que sigue a la menopausia. Los síntomas pueden continuar, pero generalmente se vuelven menos intensos con el tiempo. Debido a la disminución de los niveles de estrógeno que se ha producido, la mujer puede experimentar un mayor riesgo de ciertas enfermedades, como la osteoporosis y enfermedad cardíacas.

sofocos durante la menopausia, 7 Consejos para mejorar los síntomas de la menopausia: Hacer ejercicio, suelo pélvico, fisioterapia, ropa adecuada, técnicas de relajación, higiene...
©[fizkes] a través de Canva.com
Estos síntomas pueden variar en intensidad y duración en cada mujer, aunque los sofocos son uno de los síntomas más comunes de la menopausia (hasta un 80%). También se les conoce como bochornos o calores. Estos síntomas se producen cuando se experimenta una sensación repentina de calor en el cuerpo, que puede durar desde unos pocos segundos hasta varios minutos.

Durante un sofoco, una mujer puede sentir que su piel está enrojecida y caliente, especialmente en el área del cuello, la cara y el pecho. Puede experimentar sudores nocturnos, lo que puede interferir con su sueño y causar fatiga. Los sofocos también pueden causar palpitaciones, ansiedad y una sensación de mareo. Los sofocos se deben a los cambios hormonales que ocurren durante la menopausia. La disminución de los niveles de estrógeno en el cuerpo puede afectar la regulación de la temperatura corporal, lo que puede provocar sofocos. Los sofocos pueden ocurrir varias veces al día o pueden ser infrecuentes. La gravedad de los síntomas varía de una mujer a otra.

En esta etapa habrá que esforzarse por entender y cubrir las necesidades que muestra nuestro cuerpo, ya que distintos estudios demuestran que aquí radica el éxito para superar los cambios que se originan. Afortunadamente, hay varias opciones de tratamiento disponibles para aliviar los síntomas de la menopausia. Estos pueden incluir terapia hormonal y no hormonal.

La terapia hormonal consiste en tomar hormonas para reemplazar las que el cuerpo deja de producir durante la menopausia. Los tipos comunes de terapia hormonal incluyen terapia de reemplazo de estrógeno (TRE), terapia de reemplazo de estrógeno y progesterona (TREP) y terapia de reemplazo hormonal combinada (TRH). Estos tratamientos pueden ser muy efectivos para aliviar los sofocos, la sequedad vaginal y otros síntomas, pero también pueden aumentar el riesgo de ciertos tipos de cáncer, coágulos de sangre y enfermedades del corazón.

Los tratamientos no hormonales incluyen cambios en el estilo de vida, suplementos y medicamentos recetados. Los cambios en el estilo de vida pueden incluir hacer ejercicio regularmente, mantener una dieta saludable y equilibrada, evitar alimentos y bebidas desencadenantes (como el alcohol y la cafeína) y evitar fumar. Los suplementos pueden incluir hierbas como la isoflavona de soja, el trébol rojo y la salvia, que pueden ayudar a aliviar los síntomas. En este sentido, existe Actifemme RESD3, un complemento alimenticio formulado con resveratrol, vitamina D3 y vitamina E que ayuda a reducir y mejorar los síntomas de la menopausia. El resveratrol es un antioxidante y antiinflamatorio natural con efectos beneficiosos para la salud cardíaca, ósea y cognitiva:

  • Efecto neuroprotector: Esto hace que pueda reducir los riesgos de padecer neuroinflamación, previniendo la progresión de enfermedades como Alzheimer, esclerosis múltiple y demencia además de mejorar el rendimiento mental relacionado con el dolor y el estado de ánimo.
  • Reduce el daño en las células: Al ser un polifenol, protege el cuerpo de los daños celulares que producen los radicales libres. Esos radicales se forman naturalmente cuando el cuerpo humano descompone alimentos, está expuesto a radiación o respira humo de cigarrillos.
  • Efecto cardioprotector: Actúa en contra del daño presente en vasos sanguíneos, evita que se formen coágulos en la sangre y disminuye el nivel de colesterol.
  • Mejora ósea: Reduce el riesgo de sufrir fracturas óseas debido a que estimula las células madre para la formación de osteoblastos, influye positivamente en la cantidad existente de minerales en el fémur y la columna lumbar.

Además, la vitamina D3 es esencial para la salud ósea y ayuda a prevenir la osteoporosis, una afección común en mujeres posmenopáusicas. Por último, la vitamina E, además de ayudar con los principales síntomas, protege el corazón y evita el
envejecimiento celular, especialmente de la piel.

Existen alimentos que contienen resveratrol de forma natural, y aunque consumirlos ejerce una influencia positiva en el organismo, el resultado no es tan notorio ni inmediato como introducirlo de esta manera. Debido a que nuestro organismo no puede aprovechar toda la cantidad de resveratrol que contienen los alimentos por su escasa biodisponibilidad, en Actifemme RESD3 utiliz a la tecnología NANOTABLET, lo que hace que la absorción de este complemento alimenticio sea inmediata y consiga reducir el número de los sofocos menopáusicos en más del 60% y la intensidad de grave a leve en casi el 79% de los casos.

La forma de administración es tomar 1 comprimido al día, el cual se aconseja colocar debajo de la lengua y esperar a que se disuelva. En caso de sofoco activo e intenso, se pueden tomar 2 comprimidos al día, uno por la mañana y otro por la noche.

Es importante que las mujeres hablen con su médico sobre los síntomas de la menopausia y los tratamientos disponibles para determinar el mejor curso de acción para su situación individual.

7 Consejos para mejorar los síntomas de la menopausia

fisioterapia en menopausia
©[FatCamera] a través de Canva.com
Como fisioterapeuta especializada en la mujer, es vital conocer las herramientas disponibles para el manejo diario de los síntomas de la menopausia. Cuando una mujer acude a consulta se realiza una valoración del estado actual, en todos los aspectos, de la
paciente y se ajusta un tratamiento y un asesoramiento individualizado. Algunas de las pautas que se recomiendan son:

  • Ejercicio físico: El ejercicio regular es esencial para la salud en general y puede ser especialmente beneficioso durante la menopausia. Los fisioterapeutas pueden diseñar programas de ejercicio individualizados que ayuden a mejorar la fuerza muscular, la flexibilidad, la densidad ósea y la salud cardiovascular.
  • Rehabilitación de suelo pélvico: La disminución de los niveles de estrógeno durante la menopausia puede debilitar los músculos del suelo pélvico, lo que puede llevar a la inconInencia urinaria y otros problemas relacionados con el suelo pélvico. Los fisioterapeutas especializados en suelo pélvico pueden enseñar ejercicios y realizaran otras técnicas instrumentales para fortalecer estos músculos y mejorar la conInencia urinaria.
  • Terapia manual: Si acudes a tu fisioterapeuta de confianza podrá ayudar a aliviar el dolor y la tensión muscular en la espalda, el cuello y otras áreas del cuerpo que pueden ser afectadas durante la menopausia.
  • Dieta saludable: Una dieta equilibrada y saludable puede ayudar a reducir los síntomas de la menopausia. Asegúrate de incluir alimentos ricos en calcio y vitamina D para mantener tus huesos fuertes.
  • Usar ropa adecuada: Usa ropa cómoda y transpirable para ayudar a reducir los sofocos. Opta por tejidos naturales como el algodón y evita los tejidos sintéticos que pueden atrapar el calor.
  • Practicar técnicas de relajación: La meditación, el yoga y la respiración profunda pueden ayudar a reducir el estrés y mejorar la calidad del sueño.
  • Higiene: Es aconsejable el uso de un gel íntimo específico que respete el pH vaginal, como los geles de Actifemme íntimo, suaves y sin jabón para el cuidado íntimo diario. Formulado con ingredientes activos suaves y no agresivos:
    • Extracto de hoja de olivo: Rico en oleuropeína. Polifenoles y flavonoides. Con propiedades antibacterianas, antifúngicas y virales.
      Además de propiedades antiinflamatorias, calmantes y antiirritantes.
    • Aloe vera: Propiedades hidratantes, cicatrizantes, antiinflamatorias y antisépticas.
    • Ácido láctico: Mantiene un pH bajo en la vagina, preservando su capa protectora ácida. Permitiendo el desarrollo de la flora bacteriana vaginal normal.
    • Laureth-9: Propiedades calmantes de las zonas más sensibles, atenuando el picor.
    • Bisabolol: Principal activo de la flor de manzanilla. Con propiedades hidratantes, calmantes, antiinflamatorias, cicatrizantes y descongestivas.
    • Aceite del Árbol del Té (melaleuca alternifolia): ayuda a hidratar y cuidar la piel seca. Tiene propiedades antifúngicas, antivirales, antiinflamatorias, antipruriginosas, antiprotozoarias y cicatrizantes.

Actifemme íntimo cuenta con dos tipos de geles íntimos según la necesidad de cada mujer. El que utilizaremos diariamente será el Actifemme íntimo fisiológico con pH 4.5 con el fin de hidratar, calmar, desodorizar, restaurar el pH y proteger el equilibrio de la zona íntima. En cambio, si nos encontramos en un proceso infeccioso por hongos, como puede ser una Candidiasis, utilizaremos el Actifemme íntimo alcalino con pH 8 para calmar el picor, escozor e irritaciones de la piel.

El uso de productos específicos y adecuados contribuyen a evitar la proliferación de patógenos que irritan, dañan y desencadenan infecciones.

Es importante recordar que cada mujer experimenta la menopausia de manera diferente, por lo que es posible que debas experimentar con diferentes estrategias para descubrir qué funciona mejor para ti. Siempre habla con tu médico antes de comenzar cualquier nuevo tratamiento o hacer cambios en tu estilo de vida.

Fisioterapia en la menopausia: 7 consejos útiles 1

Fisioterapia en la menopausia: 7 consejos útiles 3
Autora: Haizea García Fisioterapeuta