Andropausia, ¿existe la pitopausia o menopausia masculina?

La andropausia, también conocida comúnmente como menopausia masculina o incluso, pitopausia, es el proceso que experimenta el hombre en el que se produce una reducción de sus niveles de testosterona (hormona sexual masculina) al envejecer. Técnicamente, es conocida como hipogonadismo, aunque también se le llama síndrome de déficit de testosterona (SDT) o climaterio masculino.

andropausiaEsta acción de reducción progresiva de hormonas es lo que la asemeja a la menopausia femenina, aunque realmente no tengan nada que ver.

Esto puede influir en diferentes aspectos, tanto físicos: como puede ser la capacidad sexual, marcada por la disminución del deseo sexual, la pérdida de erecciones o aumento de la dificultad para conseguirla, pérdida de masa muscular o desmineralización de los huesos, como psíquicos: depresión, irritabilidad, aumento de la dificultad para concentrarse, pérdida de energía, aumento del cansancio o disminución de la memoria.

El hombre no pierde la capacidad de reproducción, pero sí ve como se reduce. El hombre puede seguir siendo fértil hasta edades bastante avanzadas. Los niveles de testosterona bajan de forma gradual a lo largo de muchos años, al contrario que con la mujer, que ocurre de forma más brusca y en un periodo más corto. Por su lado, la menopausia, afecta a todas las mujeres y sí se interrumpe el ciclo ovulatorio por completo, finalizando la vida fértil de la mujer.

Mientras que para toda mujer su etapa fértil tiene un final, la andropausia es variable en los hombres, pero también puede afectar considerable y negativamente a su calidad de vida y autoestima.

Te puede interesar  Mononucleosis o enfermedad del beso ¿qué es?

La andropausia tiene dos orígenes, la disminución de las células encargadas de producir testosterona en los testículos y el aumento de la cantidad de la proteína SHBG que atrapa parte de la testosterona. Ambas acciones, en conjunto, contribuyen a la reducción de la presencia de testosterona en el organismo.

Existen, además, ciertos factores de riesgo que pueden intensificar los síntomas de la andropausia o fomentar su aparición. Entre ellos, se encuentran:

  • IMC de 30 o superior.
  • La enfermedad cardiovascular.
  • Las afecciones de la tiroides.
  • La diabetes.
  • La herencia genética.
  • El estrés.
  • El uso de medicamentos.
  • El abuso de tóxicos como el alcohol, el tabaco y las drogas.

¿Cuáles son los síntomas y cómo afecta la andropausia a los hombres?

En muchos de los hombres, la andropausia puede no presentar síntomas o ser tan leves que pasan totalmente desapercibidos. Si aparecen, suelen hacerlo de forma progresiva y variable. En las mujeres, la intensidad y variedad de los síntomas en la menopausia también es cambiante, pero aparecen de forma más brusca al cesar la función ovárica.

Algunos de los más comunes y muy parecidos a los de la menopausia, son: andropausia-pitopausia

  • Descenso de la libido (deseo sexual).
  • Dificultad para alcanzar y mantener la erección (disfunción eréctil).
  • Menor fuerza y volumen de la eyaculación.
  • Molestias o hinchazón en las mamas.
  • Problemas de fertilidad.
  • Pérdida de altura.
  • Fatiga y pérdida de energía.
  • Sofocos, sudoración o escalofríos.
  • Pérdida de masa muscular y aumento de la grasa corporal.
  • Disminución progresiva de la densidad ósea.
  • Estreñimiento.
  • Alteraciones en el sueño.
  • Ansiedad, depresión o angustia.
  • Irritabilidad y nerviosismo.
  • Dificultades para concentrarse y problemas de memoria.

Cómo tratar la andropausia

La andropausia, al igual que la menopausia, no tiene cura, pues no son enfermedades. Se trata de una fase natural de la vida y del envejecimiento.
En algunos casos y dependiendo de diversos factores, sus signos y síntomas pueden aliviarse con terapia hormonal de reemplazo. Esta consiste en compensar el déficit de testosterona mediante la administración de esta hormona por vía oral, inyecciones intramusculares o geles o parches cutáneos.

Te puede interesar  ¿Cómo actúa Actifemme® DÚO?

Algunas recomendaciones que pueden ayudar a mejorar y sentirse mejor durante esta etapa son:

  1. Cuidar la alimentación. Dieta variada y equilibrada, con alimentos bajos en grasas y ricos en fibra.
  2. Realizar ejercicio físico de forma regular. Un estilo de vida sedentario favorece la llegada de la andropausia, de manera que los expertos recomiendan la práctica de ejercicio regular. Esto puede ayudar a evitar la pérdida de masa ósea y a mejorar la forma física, emocional y estado general de salud.
  3. Reducir o elimina el consumo de tóxicos. Evitar o reducir el consumo de alcohol y sustancias estimulantes como la cafeína y el tabaco.
  4. Consultar con tu médico. La detección precoz puede ayudar a paliar o tratar la progresión de los síntomas y a detectar precozmente enfermedades relacionadas en esa edad.